Seleccionar página

A continuación, una versión corta de una de las oraciones cristianas por los hijos, que los padres solemos hacer, y luego una oración larga.

Lee los versículos indicados antes o después de hacerla.

Ora a solas, o mejor aún, en presencia de tu hijo.

Oraciones Cristianas Por Los Hijos

Versión Corta De Una De Las Oraciones Por Los Hijos

 

Padre del cielo, te pido que les
des a mis hijos un corazón que
sea ​​suave y flexible a
tu voluntad y a tus caminos.

 En el nombre de Jesús, Amén.

Textos Para La Versión Corta

Salmo 51:10: Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!,
¡dame un espíritu nuevo y fiel!

Salmo 86: 11-12: Oh Señor, enséñame tu camino,
para que yo lo siga fielmente.
Haz que mi corazón honre tu nombre.
Mi Señor y Dios,
te alabaré con todo el corazón
y glorificaré siempre tu nombre.

Salmo 139.23-24: Oh Dios,
examíname, reconoce mi corazón;
ponme a prueba, reconoce mis pensamientos;
mira si voy por el camino del mal,
y guíame por el camino eterno.

Lucas 6:45: El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.

Hechos 15: 9: Dios no ha hecho ninguna diferencia entre ellos y nosotros, pues también ha purificado sus corazones por medio de la fe.

Versión Larga De Una De Las Oraciones Por Los Hijos

Padre, te pido que estés siempre presente en los corazones de mis hijos. Ayúdalos a comprender cómo la amplitud, profundidad y altura de Tu amor los incluye íntimamente. No dejes que sus corazones se tambaleen y se manifiesten inseguros respecto de tu amor.

Padre, también oro para que les señales cualquier cosa que haya en sus corazones y que no te glorifique. Si hay amargura, enojo, motivaciones equivocadas, intenciones dañinas o cosas similares, te pido que traigas convicción y luego las elimines de ellos. Suaviza sus corazones y coloca en ellos un corazón nuevo y un espíritu firme, como lo menciona el Salmo 51:10. Purifica sus corazones por la fe de ellos, como nos enseña Hechos 15: 9, examinándolos y guiándolos en tu camino eterno, como lo afirma el salmista en Salmo 139: 23-24.

Padre querido, te pido que ellos crezcan con un espíritu amoroso, puro, sin culpas y con una actitud de discípulo. Recompénsalos según su conducta. Que su corazón sea una fuente de bendiciones hacia las vidas de los que los rodean. Te pido que ellos desarrollen la predisposición a amar las cosas que tú amas, y a buscarte continuamente en todo lo que hagan, para que sus corazones muestren pureza y justicia delante de tu presencia, y ante los hombres. En el nombre de Jesús, Amén.

 

Aquí Una Oración Para Los Enfermos

 

Deja Tu Motivo De Oración A Continuación